Archive for 14 diciembre, 2011

Clasificación de puntos LIDAR

La tecnología LIDAR (Light Detection and Ranging) es un tipo de teledetección activa, en la cuál, el sensor emite su propia energía, a diferencia de la teledetección pasiva que utiliza la energía reflejada por los objetos.

La utilización de datos LIDAR es cada vez más frecuente en la ingeniería en general y en el campo forestal y medio ambiental en particular.

Los datos LIDAR suelen venir en un formato de archivo especial con extensión “LAS”, aunque a veces hay proveedores que utilizan otros formatos.

Para poder utilizarlos hay que utilizar programas especiales que sean capaces de trabajar con ellos hasta depurarlos y conseguir los productos que se necesitarán posteriormente para, por ejemplo, realizar un inventario, conseguir un Modelo Digital de Elevaciones de gran detalle ajustado a nuestra zona de estudio, analizar la densidad de copas en un rodal o incluso utilizarlo conjuntamente con otras fuentes de datos de teledetección pasiva para clasificar modelos de combustible en un monte y analizar su comportamiento en un posible incendio forestal.

Cuando abrimos un archivo con datos LIDAR para analizarlo, nos encontramos con una nube de puntos georreferenciados y con un atributo de altitud asociado a cada punto:

Nube de puntos

En la imagen se observa un corte transversal de una nube de puntos clasificados por colores según su altura.

La correcta clasificación de estos puntos para diferenciar lo que es vegetación de diferentes alturas, suelo, edificios… es algo que debe realizarse antes de poder trabajar con los datos.

Existen varios algoritmos que permiten diferenciar los puntos que pertenecen al suelo, los que pertenecen a edificios… algunos más aptos para unas zonas, otros para otras… Dichos algoritmos permiten la introducción de parámetros por parte del analista para ajustar mejor la clasificación a la realidad.

Clasificación de puntos de suelo

Clasificación de puntos de suelo

En la imagen se aprecian los puntos que, el algoritmo adaptado de Kraus y Pfeifer (1998) y basado en la predicción lineal de Kraus y Mikhail (1972), ha clasificado como terreno (azul turquesa). En azul oscuro se presentan los puntos sin clasificar todavía.

El perfil está tomado en un claro en una masa de encinas en el cual se encontraban varias encinas dispersas por el claro.

Con los puntos clasificados como terreno podemos crear como producto, el MDE de la zona con una gran resolución espacial, en este caso lo hemos creado con un tamaño de pixel de 3x3m:

MDE generado a partir de datos LIDAR

MDE generado a partir de datos LIDAR

Como se puede observar en la imagen del MDE, se aprecian zonas donde se ven errores de clasificación, ya que aparecen puntos aislados que se ven claramente que no forman parte del suelo y crean un cono cuyo vértice es el punto mal clasificado.

Esto se puede solucionar afinando los parámetros utilizados en el algoritmo de filtrado de los puntos, o bien utilizando otro algoritmo más apropiado para el tipo de terreno o finalmente, edición manual. Un posterior trabajo de campo nos permitirá calcular el error de manera estadística y ver la aproximación del modelo.

Pulse aquí para ver más detalles.

Cuencas visuales

Las aplicaciones de los Sistemas de Información Geográfica son inmensas, hoy nos vamos a detener en un procedimiento análitico que nos permite conocer la cuenca visual de uno o varios observadores.

La realización de cuencas visuales tiene grandes aplicaciones en la ingeniería civil para dar respuesta a preguntas como:

– ¿Desde donde será visible un nuevo parque eólico todavía en proyecto?

– ¿Qué territorio es capaz de abarcar un vigilante forestal en una torreta de incendios?

– ¿Cuál sería el emplazamiento idóneo para construir una red de torres de vigilancia de manera que cubran el mayor área con el menor coste?

– ¿Desde que puntos de una carretera se puede ver una cantera o una mina a cielo abierto?

Una cuenca visual consiste en definir un punto que será el observador, establecer la altura del observador (puede ser la altura de una persona sobre el suelo o en lo alto de una torre de 10m de altura).

Con la ayuda de un Modelo Digital del Terreno, crearemos la cuenca visual desde ese punto, pudiendo establecer de antemano el radio de visibilidad.

En la siguiente imagen se muestra una cuenca visual correspondiente a una torre de vigilancia de incendios ubicada en Pozo Fierro (León), al oeste de la cuenca del río Luna:

Cuenca visual Pozo Fierro

Se observa en verde la zona visible desde la torre de vigilancia

La cuenca visual se ha realizado para una altura del observador de 8m y un radio de visibilidad de 20km (Aproximadamente unas 125.664ha).

Al ser una zona con un relieve abrupto, existen grandes zonas sin visibilidad, especialmente los fondos de valles. La zona visible abarca una superficie de 35.677ha, es decir, un 28,39% del total de su rango de visibilidad.

Para ver como es la cobertura sobre la zona del río Luna, se ha estudiado la cuenca visual de la torre de vigilancia de Camposagrado, al este del río. La siguiente imagen muestra la cuenca visual de la torre de Camposagrado realizada con las mismas características que la de Pozo Fierro:

Cuenca visual Pozo Fierro

Se observa en verde la zona visible desde la torre de vigilancia

La zona visible abarca una superficie de 20.671ha, es decir, un 16,45% del total de su rango de visibilidad.

A continuación, se analiza la unión de ambas cuencas visuales. En la siguiente imagen se muestra el detalle de la zona de solape de visibilidad de ambas torres:

Zona de solape

En azul se ven las zonas visibles desde una sola torre, mientras que en rojo se ven las zonas visibles desde ambas torres.

Como se puede observar, existe poco solape entre ambas torres debido a que Pozo Fierro tiene visibilidad en las caras con orientación oeste mientras que Camposagrado tiene visibilidad en su cara este, siendo ambas torres complementarias y abarcando una gran parte de la zona de análisis comprendida desde el muro del embalse de los Barrios de Luna hasta la unión de los ríos Luna y Omaña.

Por último, se ha realizado una visualización en 3D de uno de los valles de la zona de solape, al fondo se ve la torre de Camposagrado. La imagen tiene una exageración vertical para apreciar mejor las zonas de visibilidad.

Vista en 3D de un valle en la zona de solape

Al fondo se ve la torre de Camposagrado

En este caso, la utilización de las cuencas visuales nos ha permitido comprobar la buena localización de ambas torres de vigilancia.

Además, se puede analizar en las zonas sin visibilidad directa, como complemento al estudio, cuál tendría que ser la altura de la columna de humo para que sea visible desde las torretas.

En un hipotético caso de creación de una red de vigilancia de incendios forestales por medio de torres, el uso de esta herramienta nos permitiría elegir las ubicaciones más idóneas y preparar alternativas.

Finalmente, se podría complementar con el estudio de rutas de vigilancia de patrullas móviles terrestres para completar los espacios “ciegos” de las torres, analizando la visibilidad desde las carreteras y optimizando las rutas diarias a las carreteras estrictamente necesarias.

Localización de incendios forestales mediante técnicas de teledetección

La teledetección es una herramienta con un gran valor para la predicción de acontecimientos futuros en masas forestales (como por ejemplo la predicción del estado sanitario futuro de una masa al detectar a tiempo cierres estomáticos de las hojas), pero también nos vale para analizar sucesos y caracterizarlos, ayudándonos en la toma de decisiones.

Las imágenes captadas por el sensor LANDSAT (5 y 7) nos pueden ser de gran utilidad para detectar incendios forestales, perimetrarlos con una buena precisión e incluso hacer un análisis de la severidad del incendio.

En la siguiente imagen se puede observar una imagen LANDSAT (NASA Landsat Program) con color verdadero del 03 de agosto del año 2009, unos pocos días después del incendio de Arenas de San Pedro, Mombeltrán y Cuevas del Valle.

Imagen en color verdadero del incendioEn la imagen se aprecian los 3 pueblos cercanos al incendio y fijándose mucho, se puede apreciar el perímetro del incendio.

Si nos quedáramos en esto, las imágenes de satélite no tendrían demasiada utilidad, sin embargo, la correcta combinación de las bandas espectrales del sensor LANDSAT (en este caso se utilizó el LANDSAT 5), puede ofrecernos imágenes como la siguiente:

Composición de bandas para resaltar el perímetro del incendio

En rojo se ve el incendio y en verde la vegetación.

En la imagen se claramente el perímetro del incendio, pudiendo distinguir zonas sin quemar por diferentes causas (vaguadas, roquedos, edificaciones…).

La imagen LANDSAT 5, para las bandas utilizadas, tiene una resolución espacial de 30m, lo cual nos permite trabajar con grandes superficies.

Más adelante profundizaremos en el análisis de este tipo de imágenes, realizando otras combinaciones de bandas para obtener más datos.

http://www.alawaforestal.com/index.php/servicios-de-consultoria/cartografia/teledeteccion

Plaga del pino piñonero

Mañana día 11 de noviembre comienza la época hábil para la recogida de la piña de Pino Piñonero Pinus pinea en Castilla y León, sin embargo un chinche procedente de América amenaza seriamente la campaña.

Las características del insecto son las siguientes:

CHINCHE AMERICANO
Nombre científico: Leptoglossus occidentalis.
Orden: Hemiptera. Familia: Coreidae.
Afecta a: Pinos.
Este chinche, de tamaño entre 10 y 20 mm y de color marrón, se alimenta de los brotes tiernos y de las piñas jóvenes en formación, provocando graves daños en
masas de pinar, principalmente en el caso de repoblaciones. En este momento está buscando refugios para invernar.

Chinche americanoAutor: Kurt Andreas

Los adultos invernan, a veces en grupo, en lugares protegidos del frío. No es raro que causen alarma ya que incluso se introducen en el interior de las casas

En Portugal ya ha disminuido en un 80% la producción de piña, en Italia las cosechas han sido casi nulas desde que se detectó en 1999.

Esperamos que desde la Administración se tomen las medidas oportunas para la vigilancia de este insecto en nuestro territorio.

XI Semana de la Ciencia

Cientos de actividades en la Semana de la Ciencia del CSIC

Semana de la Ciencia

Teatro científico, exposiciones, gymkanas de química, concursos de fotografía y narrativa científica,charlas con investigadores, graffiti científico creativo, visitas guiadas, rutas científicas por la ciudad… Son muchas las propuestas que los centros de investigación del CSIC ofrecerán durante estos días. No dudes en apuntarte a las que más te gusten.

El buscador de actividades se puede encontrar pinchando aquí.

 

Recuperación de una actividad tradicional

Los resultados de recogida de miera han sido plenamente satisfactorios. Recuperar una actividad que estaba prácticamente olvidada tiene sus dificultades como la formación de personal nuevo, la adecuación de los árboles y la planificación de un aprovechamiento muy complejo.
El abandono de la mayoría de los pinares de resinación hace años hizo pensar que este aprovechamiento había pasado a ser solo un recuerdo de una actividad que se llevó a cabo durante todo el siglo XX.
Actualmente, la mejora de las técnicas de extracción de resina y una mejor planificación del recurso, permiten que se lleven a cabo con éxito iniciativas como ésta en montes que ya no estaban preparados para su aprovechamiento, pero que pueden volver a estarlo.
El aprovechamiento de la resina comienza en marzo y termina en noviembre, viéndose su producción seriamente influido por las condiciones climátologicas.
Al ser un aprovechamiento más de nuestros montes, puede ser objeto de obtener un sello que acredite que procede de una Gestión Forestal Sostenible, una certificación cada vez más demandada para distinguir nuestros productos.
Para más información sobre la planificación del recurso, pinche aquí.

Certificación en Gestión Forestal Sostenible

La Gestión Forestal Sostenible (GFS) se define como la Administración y uso de los bosques de manera y en tal medida que mantengan su biodiversidad, productividad, capacidad de regeneración, vitalidad y su potencial de cumplir, ahora y en el futuro, funciones ecológicas, económicas y sociales relevantes, a escala local, nacional y global, sin causar daño a otros ecosistemas (Conferencia Ministerial de Helsinki, 1993).

La certificación garantiza que la gestión en un monte ha obtenido la condición de
“certificado” siendo acorde a los criterios e indicadores de Sostenibilidad Forestal, que engloban aspectos tanto de carácter ecológico como de carácter social y económico. Su obtención sirve como prueba de que los responsables de las masas forestales planifican su gestión y sus aprovechamientos de forma sostenible, considerando medidas de prevención y control en la gestión.

La certificación en GFS tiene una serie de ventajas para el propietario forestal o la empresa, mejorando su imagen al mostrar su preocupación por los problemas medioambientales.

Dicha preocupación se traduce en un óptimo aprovechamiento de los recursos mejorando la gestión del monte, reduciendo los costes y aumentando el valor de los productos forestales.

Además es posible que en un futuro cercano, la Administración solo otorgue subvenciones y desgravaciones fiscales a montes certificados o incluso exigir la certificación para los concursos públicos.

La Certificación de la Gestión Forestal Sostenible está orientada a cualquier gestor forestal, público o privado, que desee poner de manifiesto su compromiso en la
gestión forestal con los criterios e indicadores de sostenibilidad forestal. Está abierta a cualquier tipo de monte o masa forestal, ya sea de uso productivo, protector o social.

– Para más información:

http://www.alawaforestal.com/?page_id=249

E-Mail a: info@alawaforestal.com

III JORNADAS DE TAPAS MICOLÓGICAS DE LA PROVINCIA DE VALLADOLID

Ya se que no es un buen año de setas, apenas ha llovido nada y de momento lo único que he visto han sido Boletus azulones, pero eso no impide que lleguen algunas setas a nuestros bares y restaurantes.

El próximo fin de semana, del 29 de octubre al 1 de noviembre, bares y restaurantes de varios pueblos de Valladolid ofrecerán tapas micológicas elaboradas con hongos silvestres al precio de 1,5 €.

Se pretende de esta manera difundir la riqueza culinaria de uno de los recursos con más futuro que ofrece la naturaleza de esta tierra, a la vez que estimular la creatividad en las cocinas de la provincia. Una oportunidad para conocer nuestros pueblos y, a la vez, degustar ricas propuestas micológicas en forma de tapa.

A continuación os dejo el tríptico de las jornadas:

Gastromapa de las jornadas micológicas

 

alawaforestal.com utiliza Cookies - Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Aceptar Cookies
x
  • RSS
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter