Tag Archive for forestal

SUBVENCIÓN PARA LA ORDENACIÓN DE MONTES EN EXTREMADURA

El pasado 13 de diciembre se publicó en el Diario Oficial de Extremadura las bases reguladoras y la convocatoria para solicitar subvenciones para la ordenación de los montes y fomenta de la regeneración con fines productivos. [Ver disposición]

En concreto será subvencionable:

  • Trabajos de apoyo y mejora de la regeneración natural o artificial encaminados a conseguir en las masas forestales densidades o características selvícolas adecuadas a su estado productivo óptimo.
  • Repoblaciones forestales que supongan una mejora productiva de los recursos forestales.
  • Infraestructuras encaminadas a la conservación, protección y mejora productiva del monte
  • Proyectos de ordenación
  • Planes técnicos

Con esta convocatoria se espera atender a más de 250 explotaciones forestales, que supondrá más de 125.000 hectáreas ordenadas.

Desde Alawa Forestal contamos con el equipo técnico forestal necesario para la realización de las actuaciones dispuestas en la convocatoria así como para el asesoramiento al propietario.

Si es titular de un monte y quieres apostar por otra forma de gestionar los recursos forestales, contacta con nosotros rellenándo el formulario de contacto.

CAMBIOS EN LA WEB DE ALAWA FORESTAL

Con motivo de unificar la web y el blog para simplificar contenidos, ayer día 29 de mayo, hemos cambiado el aspecto de la web.

Como podéis ver, ahora está todo integrado en la misma página con la misma apariencia.

El blog ahora aparece por defecto al entrar en www.alawaforestal.com, así que se ha añadido el menú con los servicios de consultoría que ofrece Alawa Forestal con todos los enlaces correspondientes.

Esperamos que os guste el cambio ya que pensamos que da mayor claridad, facilidad de uso y es más intuitivo. Además, este cambio nos permitirá añadir más servicios futuros a la web que puedan ser de utilidad para todos.

Alawa Forestal

 

UTILIZACIÓN DE REGLAS TOPOLÓGICAS PARA LA RODALIZACIÓN FORESTAL

La utilización de Sistemas de Información Geográfica en el medio forestal ha experimentado un notable incremento en el número de usuarios. Sin embargo, un mal uso de estos sistemas puede dar lugar a incoherencias en los proyectos y por tanto afectar a la calidad del resultado final.

En el campo forestal es muy frecuente la digitalización de rodales con diferentes fines, como puede ser una rodalización para una repoblación forestal, para un Proyecto de Ordenación Forestal, para delimitación de formaciones vegetales o para la cuantificación de biomasa en una zona concreta de un monte a partir de datos de inventario forestal (Tradicional o con datos LIDAR).

La digitalización de estos rodales sin definir reglas topológicas traerá, tarde o temprano, errores. Por muy cuidadoso que sea el gestor a la hora de editar los rodales, es probable que algún snap se nos escape o no pinchemos en el vértice correcto. Esto puede pasar incluso utilizando herramientas avanzadas de edición como “trace” que nos permite digitalizar un polígono apoyándonos en otro contiguo.

Para solucionar este problema y asegurarnos que la rodalización presenta coherencia espacial se usa la topología:

“La topología es una colección de reglas que, acopladas a un conjunto de herramientas y técnicas de edición, permite a las geodatabases modelar relaciones geométricas con mayor precisión”. (ArcGIS Resource Center).

Las reglas que se pueden aplicar son muy diversas y pueden implicar a diferentes capas (Exigir que una capa esté completamente dentro de otra o que una capa contenga un punto…).

Para poner un caso concreto, se utilizará una rodalización hecha con motivo de un Proyecto de Ordenación Forestal cuyo método de ordenación fue por rodales.

Al ser una rodalización para una Ordenación, se establecen los siguientes requerimientos:

  • Los rodales creados deben estar completamente dentro del límite del cantón.
  • Toda la superficie dentro del cantón esté rodalizada, es decir, que no haya huecos entre los diferentes rodales. Los enclavados dentro del monte serán una excepción a esta regla.
  • Un rodal no puede superponerse sobre otro rodal.

Podrían ser más según las necesidades del gestor (Como imponer que el rodal esté dentro del límite del monte, aunque esa regla debería haberse validado antes), pero por motivos didácticos se consideran suficientes para este caso estos tres.

Partimos de una imagen de la digitalización aparentemente “sana”, coherente espacialmente:

Rodales y cantón del Proyecto de Ordenación Forestal

Se observa en amarillo el límite del cantón y en violeta los diferentes rodales

Cuando le aplicamos estas reglas topológicas, el software utilizado nos muestra donde se incumplen. Le herramienta de identificación de errores nos permite seleccionar cada error y resolverlo con la herramienta de edición de topología como mejor nos parezca.

En este caso nos aparecen varios errores, por un lado nos marca un enclavado como un hueco en la capa de rodales y por otro nos indica que el límite de un rodal no coincide con el límite del cantón:

Errores detectados al aplicar las reglas topológicas

Se aprecian los errores en naranja

El primer caso lo marcamos como excepción, el segundo hay que corregirlo. Puede ser que la capa de rodales se salga del límite del cantón o que se haya dejado un hueco en la edición. Aumentando la zona en concreto podemos ver que es el segundo caso: al digitalizar el rodal nos “saltamos” un punto de la capa de cantones.

Muestra el error que se produce al no coincidir los límites del rodal "d" con el cantón

Muestra el error que se produce al no coincidir los límites del rodal "d" con el cantón

Utilizando la herramienta de edición de topología le cambiamos el límite al rodal para que se adapte al cantón.

Se comprende que este tipo de errores sería prácticamente imposible localizarlos sin la ayuda de esta herramienta y que la suma de todos ellos nos traerán grandes diferencias en la medición de las superficies que posteriormente se trasladarán a proyecto.

Esta es una visión muy básica de la utilización de topologías, pudiendo complicarse enormemente en función de las necesidades y las reglas que estipulemos.

Repoblación en la Finca de la Loma Larga (Ciudad Real)

La repoblación abarca una superficie de 2,5ha en la zona sur de Ciudad Real. Se trata de una zona con un clima típico mediterráneo de interior con extremos térmicos muy marcados y escasas precipitaciones, especialmente en verano. El suelo es muy arcilloso y compacto caracterizado por una suela de labor procedente de los usos anteriores a los que se dedicó la finca. Por último se diferenciaron dos zonas dentro de la parcela, una más alta en posición de “cumbre” con elevada presencia de pizarra a apenas 20cm de profundidad y otra más baja en posición de vaguada con acumulación de agua temporal y gran cantidad de pastizal.

Croquis repoblación

En la imagen se muestra, esquemáticamente, la situación de la parcela

En el diseño de la repoblación hubo que tener muy en cuenta todos estos detalles para proceder a la selección de especies con las que se repoblaría la finca. Tras la realización del estudio climatológico, el análisis de la vegetación presente en zonas cercanas y el uso preferente que el propietario quería dar a la finca (recreativo), se optó por una mezcla de especies compuesta por pino piñonero (Pinus pinea), encina (Quercus ilex) y otras especies acompañantes para dotar de diversidad a la repoblación como quejigo (Quercus faginea), alcornoque (Quercus suber), ciprés (Cupressus sempervirens) y álamo blanco (Populus alba) en aquellas zonas con mayor humedad.

El objetivo es que el pino se desarrolle rápidamente para dar cobertura al resto de especies y facilitar su crecimiento, sin embargo hay dos problemas que harán que el pino sea eliminado una vez que el resto de las especies formen masa por sí mismas; el riesgo de caída de piña y a la presencia de procesionaria (Thaumetopoea pityocampa).

Situación de la parcela en la parte baja

Situación de la repoblación en la parte baja. Se observa que ha vuelto a salir un pastizal denso

La eliminación de la vegetación pre-existente se llevó a cabo por medio de un gradeo. El pastizal ralo presente en la parte alta de la finca fue eliminado con una sola pasada de la grada de discos, siendo necesarias dos pasadas en la parte baja de la finca debido a la densidad del pastizal. Tras esto, se realizó una zanja de 0,5×0,5m en el sentido de las aguas en la zona baja de la finca y se rellenó con piedras gruesas para facilitar el drenaje del agua y evitar encharcamientos prolongados.

Para la preparación del terreno, al no haber apenas pendiente, se realizó un subsolado doble con un rejón y un tractor de elevada potencia (150CV), dotado de orejeta, que abrió los surcos y profundizó más de 50cm en el terreno, rompiendo la suela de labor y la capa de pizarra de la parte alta.

La plantación se realizó en invierno, sin heladas y tras haber llovido en el otoño para asentar el terreno. El marco elegido fue de 3x3m, resultando en algo más de 1.000p/ha. Todas las especies excepto el álamo se repartieron homogéneamente por la finca. El álamo se plantó en las zonas de vaguada. A petición del dueño de la finca, se creó un pequeño bosquete de encinas con el objetivo de que en el futuro se instale una pequeña casa de madera para niños.

Repoblación en invierno

Las condiciones climatológicas de la zona son muy duras, con inviernos muy fríos y veranos muy cálidos, con escasas precipitaciones.

Por último, se instaló un sistema de riego con dos depósitos de agua en la parte superior de la finca para poder dar dos cortos riegos en verano asegurando la supervivencia de las plantas. Con estos tratamientos, la mortalidad tras el primer verano fue mínima, inferior al 5% de marras. El riego solo fue necesario los dos primeros veranos, teniendo especial cuidado en que fuesen solo 2 riegos/verano y breves, con el fin de no habituar a las plantas a unos recursos de los que no dispondrían en el futuro pero si permitirles crear un sistema radical potente capaz de sobrevivir en las duras condiciones de la zona.

Esta ha sido la primera parte referida a la repoblación, en la segunda parte se describirán los tratamientos selvícolas que se han llevado y cabo y la línea de actuación a seguir en un futuro para el mantenimiento de la repoblación.

Aprobación del Proyecto de Ordenación Forestal del monte Dehesa de Cadozos

El pasado día 9 de enero de 2012 se publicó en el BOCYL la aprobación del Proyecto de Ordenación del monte Dehesa de Cadozos. Se trata de un ejemplo más de un monte privado  cuyos propietarios están interesados en la Gestión Forestal Sostenible de sus recursos.

Hoja de roble

Hoja de rebollo brotando. Fotografía tomada durante la rodalización del monte.

La redacción del Proyecto de Ordenación y su aprobación les permite obtener el certificado PEFC por medio del Referente Técnico Regional de Castilla y León. La redacción del Proyecto y la ejecución del inventario fue realizada por Javier Navalpotro Herrero, coordinador de Alawa Forestal, apoyado por otros miembros del grupo.
A continuación vamos a resumir brevemente las características del proyecto, la problemática y su resolución.
La Dehesa de Cadozos se caracteriza por ser un monte adehesado con una superficie total de 1.214,10ha en el que se realiza un aprovechamiento ganadero y cinegético de caza mayor. Dicha superficie se puede clasificar, a grandes rasgos, dentro de cuatro tipologías en función de la vegetación y su estructura:

–    Dehesa de Encina y Rebollo (30% del total).
Son zonas ocupadas por arbolado adulto de encina (Quercus ilex) y rebollo (Quercus pyrenaica), con escasa representatividad del estrato arbustivo y con pastizal de herbáceas anuales. Es una dehesa muy abierta, con una densidad de unos 35p/ha. Los pies son muy viejos y se han localizado pies afectados gravemente por ataques de Cerambyx spp.

Rebollo afectado por Cerambyx spp.

Rebollo afectado por Cerambyx spp.. El pie seguía vivo, pero no durará mucho debido a la acción de estos insectos. Su muerte hará retrodecer el terreno adehesado en favor del pasto.

La regeneración de esta zona es prácticamente nula debido a la presión ganadera y cinegética. Su extensión está disminuyendo.

–    Pastizal (50% del total).
Son pastos consolidados por el aprovechamiento a diente del ganado, con muy pocos pies arbóreos y una cubierta de herbáceas anuales. Estas zonas están en aumento a medida que la zona adehesa se reduce debido a la mortandad arbórea.

Vacas de raza avileña negra pendientes de los intrusos

La zona de pasto está dividida en diferentes cantones separados por vallado. Aquí nos miraban mientras realizábamos la rodalización en campo.

–    Monte alto de Rebollo y Encina (5% del total).
En la linde Sur de la finca encontramos una masa densa de rebollar-encinar, con una densidad de unos 140p/ha (predominando el rebollo) y muy escaso estrato arbustivo. Son pies relativamente jóvenes aunque con cepas bastante viejas. Tradicionalmente se había utilizado para la obtención de carbón y leñas, sin haber existido tratamientos selvícolas sobre la masa. Es una zona que sirve de refugio para la fauna.

–    Repoblación forestal (15% del total)
La gestora de la finca llevó a cabo dos repoblaciones forestales con una superficie de 90 ha en el año 2009 y otra de 81,83 ha en el año 2010. La especie principal de las repoblaciones fue la encina, aunque se acompañó también de pino piñonero, quejigo, rebollo y alcornoque. Siendo el objetivo dar protección a la fauna a corto plazo (con el pino) y conseguir aumentar la superficie adehesada a medio-largo plazo (con el resto de especies). Las zonas repobladas fueron valladas para protegerlas del ganado y la fauna hasta que alcanzen una estructura que permita su apertura.
La Ordenación se llevó a cabo siguiendo el método de Ordenación por Rodales y sus objetivos son, además de los propios de una Ordenación Forestal (persistencia, estabilidad, rendimiento sostenido y máximo de utilidades), la compatibilización del uso ganadero y cinegético con la regeneración del arbolado,la optimización de la producción y un aumento de la diversidad paisajística de un monte con gran atractivo en ese aspecto.

Cadozos en primavera

En la foto se aprecia la belleza paisajística de las zonas húmedas de la finca.

Para conseguir ese propósito se redactó el Plan General (estableciendo unas directrices maestras y unos modelos selvícolas) y el Plan Especial (estableciendo las medidas concretas para el periodo de vigencia). La idea es recuperar el terreno perdido de dehesa frente al pastizal manteniendo la capacidad ganadera y cinegética utilizando a la vez el ganado como herramienta para controlar la invasión del matorral en las zonas menos pastadas. Para ello fue necesario acotar zonas al ganado durante cierto tiempo para poder establecer nuevas repoblaciones.
De cara al mantenimiento de la zona adehesada actual se hizo necesario el establecimiento de un programa de control fitosanitario con el fin de diferenciar que especie de Cerambyx spp. está detrás de las perforaciones a los árboles, ya que en la zona hay dos especies potenciales causantes del daño: Cerambyx cerdo y Cerambyx welensii, estando la primera protegida. Una vez identificada se actuará en consecuencia. Por último se propusieron medidas de mejora de los pastos en las mejores zonas para aumentar su producción y compensar así el acotado al ganado.
El Proyecto servirá a la gestora de la finca para seguir unas pautas de actuación que le permitirán con el tiempo optimizar la producción y perpetuar la masa llevando a cabo un aprovechamiento sostenible de los recursos distinguiéndose con el certificado PEFC.

alawaforestal.com utiliza Cookies - Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Aceptar Cookies
x
  • RSS
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter